Quién fue Nasser El Sonbaty

Última actualización: 19.10.21

 

El culturismo es una disciplina que demanda a sus participantes una entrega completa, pues entre trabajos de fuerza, ejercicios físicos intensos, así como una dieta rígida se tiene por objetivo conseguir la mayor hipertrofia muscular para ser expuesta ante un jurado. Muchos personajes como Nasser El Sonbaty lo consiguieron, pero pagando un alto precio. 

 

Nasser nació en Stuttgart Alemania el 15 de octubre de 1965, a lo largo de su vida consiguió ser un culturista profesional de IFBB, para lo cual compitió bajo la bandera de Serbia. Con un peso de 130 kilos, y midiendo un metro con 80 centímetros, este personaje logró participar en más de 50 competiciones a nivel profesional en el ámbito del bodybuilding.

Algo que llama mucho la atención es que se trataba de un individuo con gran formación académica,  que tenía todo para lograr la cima. Dedicó su vida al estudio y a la vez a esforzarse al máximo para ser uno de los mejores fisicoculturistas del mundo. Pero cansado de que todo le fuera en contra, Nasser El Sonbaty reveló los secretos del Mr. Olympia poco antes de morir.

Su historia fue un gran ejemplo de cómo se puede perder el rumbo en este tipo de ámbitos deportivos. Su carrera continuamente estaba manchada por la manipulación de los resultados en las competiciones, pero también por el uso de esteroides dentro del deporte.

 

Vida del fisiculturista intelectual

Su padre provenía de Egipto mientras que su madre era de Novi Pazar Yugoslavia, actualmente Serbia. Tenía dos hermanas y dos hermanos y a lo largo de su vida dividió el tiempo entre las localidades de San Diego, California y Costa Mesa, de hecho, murió cumpliendo su sueño al visitar El Cairo.

Si bien su carrera, enfocada al bodybuilding, comenzó en el año de 1983 cuando solo contaba con 18 años de edad, su aparición en el Mister Olympia solo sucedió hasta 11 años después. Sin embargo, durante todo ese trayecto amplió sus conocimientos en la universidad, ya que según sus propias palabras, su padre quien era Ingeniero y trabajó para Mercedes Benz, le guió para que completara su educación con un merecido título, y de esa manera no tuviera que vivir a la merced de alguna otra persona.

Una larga trayectoria académica

El Sonbaty recibió instrucción académica y se graduó en la Universidad de Augsburgo con un título en  Sociología, Ciencias Políticas e Historia. Pero su intelectualidad no sólo fue significativa por los títulos, sino también por hablar diferentes idiomas como inglés, alemán, serbio, francés, árabe, italiano y español.

Este fisicoculturista fue considerado como el Raymond Poulidor del bodybuilding y lo largo de la misma defendió su idea del deporte junto con la educación como una buena combinación. Además, dada esa fusión entre cuerpo y mente, este participante salía a escena con sus peculiares gafas de marca redondas y aunado a su dominio de varios idiomas fue apodado como “el profesor”.

 

Competencias en el mundo del culturismo

A pesar de que en un inicio no quiso ser un culturista, porque no le gustaba mostrar una apariencia muy musculosa y llena de venas, poco después despertó su pasión por esa disciplina. Su primera competición fue en el año de 1985 en un campeonato estatal junior en Alemania donde se ubicó en el sexto lugar.

Ya para el año de 1994 tuvo su primera aparición en el Mr. Olympia donde se coloca en séptima posición, dicho concurso es la máxima competición del culturismo profesional. El Sonbaty compitió en 13 espectáculos de aficionados y 53 de la IFBB Pro espectáculos y así mismo se clasificó para 10 concursos consecutivos en el Mr. Olympia y en nueve de ellos logró entrar en competición. Su mejor posición en el mismo fue en el año de 1997, donde se colocó de segundo y en otras anteriores alcanzó dos terceros lugares.

El Sonbaty mantuvo una buena temporada en 1995, llena de éxitos, pero al obtener uno de esos terceros lugares comenzó a originarse su frustración por las derrotas, por lo cual para esa época ya afirmaba que los jurados tenían decidido al vencedor con anticipación. Así mismo, llegó a comentar que, en ese mundo del culturismo no se aceptaban personas con una alta formación académica, puesto que los dirigentes del medio no querían personas que deliberaran.

Para 1996 este personaje fue descalificado en una competición, pues dio positivo a un análisis de diuréticos, que son sustancias utilizadas antes de las presentaciones para eliminar líquidos con el fin de conseguir una mejor definición muscular. Nasser alcanzó el nivel máximo de indignación tras haber obtenido el segundo puesto del Mister Olympia en 1997, donde según sus propias palabras perdió con un hombre que tenía el vientre de una embarazada.

Oscuros secretos

Como este participante siempre consideró que los resultados eran injustos, decidió divulgar algunos secretos de esta disciplina, pero con ello también aseguró el declive de su propia carrera. El Sonbaty manifestó que el culturismo les exigía a los atletas exponerse a condiciones cercanas a la muerte. De igual manera, relató que dentro de dicha disciplina muchos participantes eran adictos.

Agregó que para persistir en el ámbito, cerca del 95 % de los integrantes vendían drogas, se prostituían, hacían porno o trabajaban en empresas de seguridad. Además, resaltó la lista de fallecidos dentro del mundo del bodybuilding y acotó que para lograr mantenerse dentro del culturismo y tomar las megadosis sugeridas se necesita tener una buena genética.

 

Muerte

A pesar de sus constantes palabras para concientizar sobre el uso de los esteroides, después de haberse retirado de las competiciones, Nasser El Sonbaty pagó las consecuencias por haberlos consumido durante sus 22 años de carrera. Tras el deterioro tan grave de sus riñones murió el 20 de marzo del año 2013 a los 47 años cuando su corazón sufrió un paro. El mundo del culturismo lamento su muerte, pero dentro de los afligidos no se hallaron los representantes de la IFBB.

Como podemos ver, este controversial deporte se puede llegar a tornar peligroso una vez que existe la obsesión desmedida por hacer crecer los músculos. Lo que lleva a muchos participantes a emplear innumerables substancias sin supervisión médica y a tener una alimentación poco equilibrada en la que no se aportan carbohidratos y se reduce el consumo de agua. Lo más recomendable es no exigirle al cuerpo algo para lo que no está capacitado.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments