Los 10 culturistas más famosos fallecidos por esteroides

Última actualización: 19.10.21

 

El culturismo se asocia con grandes hombres y mujeres con musculaturas extraordinariamente definidas. Pero, durante décadas también se ha relacionado con el abuso de drogas, algunas de ellas bajo prescripción médica, que han causado la muerte de muchos deportistas. Conoceremos los 10 culturistas más famosos cuya muerte se ha asociado al consumo de esteroides y otras sustancias anabólicas. 

 

Se cree que el fisicoculturismo se consolidó en 1887 cuando el joven Eugen Sandow empezó a realizar proezas de fuerza en varios espectáculos debido a la semejanza de su cuerpo con el de las esculturas griegas. 

A partir de entonces comenzó a popularizarse el ideal griego para conseguir el cuerpo perfecto. Sandow escribió varios libros sobre el entrenamiento físico y abrió un estudio de Cultura Física, que dió inicio al concepto de los gimnasios. Además, organizó el primer concurso de culturismo en el año 1901 en Londres. Finalmente, Sandow murió en el año 1925 por complicaciones de sífilis. 

Para rendirle homenaje al que sería el primer culturista de nuestra historia, la organización de Mr. Olympia representó la figura de Sandow en la estatuilla de bronce que es entregada al ganador de la competición. 

 

Origen de los esteroides

El descubrimiento de los esteroides se dio cerca de 1849 en Alemania, cuando el profesor de medicina de la Universidad de Gottingen, Arnold Adolph Berthold, trasplantó los testículos de un gallo al abdomen de otro animal castrado. En este se observó una recuperación en el tamaño de la cola y la cresta del gallo, los cuales se habían encogido después del proceso de castración. Con estos resultados, el médico dedujo que los testículos producían alguna sustancia que afectaba el crecimiento de esas partes.

Años después, en 1889, el doctor francés Brown-Sequard se inyectó a sí mismo extracto de testículos de perro y notó una gran mejora en su fuerza física, pero sus colegas no tomaron en serio su investigación. Cinco años después murió de un infarto. 

Los estudios e investigaciones aumentaron en el inicio del siglo XX, experimentando con partes de animales, hasta que en 1935, Ernst Laqueur logró aislar la testosterona y, posteriormente los médicos Adolf Butenandt y Leopold Ruzicka la sintetizaron. Sin embargo, en un principio no se conocía la función de esta y su impacto en la ganancia muscular.

Posteriormente, se descubrió que se trataba de una hormona anabólica y en poco tiempo se comercializaban compuestos de testosterona para su uso por vía inyectable, oral o en forma de parches transdérmicos. 

Muchas de las indicaciones eran para tratar condiciones médicas como la disfunción eréctil o el hipogonadismo masculino, favorecer el crecimiento de los niños con baja estatura y los pacientes de SIDA que perdían masa muscular. 

Pero, entre los años 30 y 50, el potencial de los esteroides fue puesto en práctica por los deportistas, ya que la novedad de un medicamento que permitía desarrollar mayor masa y fuerza muscular, reducía los niveles de grasa corporal y mejoraba el rendimiento no permaneció en secreto por mucho tiempo.

Desde entonces, los esteroides anabólicos se volvieron más populares en diversas disciplinas deportivas hasta que fueron prohibidos por el Comité Olímpico Internacional en 1975.

Sin embargo, los esteroides ganaron más terreno y usuarios en el campo del culturismo, donde un régimen intenso de entrenamiento y una dieta estricta no parecían ser suficientes para conseguir el cuerpo idílico y musculoso que se venera en esta disciplina.  

Aunque estos sean prescritos y con vigilancia médica, el abuso de dichas sustancias causan estragos en los órganos de los consumidores. Además, las restricciones para su venta llevan a muchos deportistas a traficar ilegalmente los esteroides o adquirirlos sin que tengan una procedencia certificada. 

En la actualidad, existen dos vertientes claras entre los culturistas: los que apoyan el uso de los esteroides y los que abogan por un “culturismo natural”. El argumento de los defensores es que una dosis controlada de estas sustancias no es dañina, siempre y cuando se priorice el entrenamiento duro y una dieta específica para lograr un gran crecimiento muscular.

Los detractores, por su parte, afirman que la constancia y la paciencia son fundamentales para conseguir un cuerpo musculoso bien definido, sin tener que usar esteroides, pues todo depende de una rutina de ejercicios bien planificada y una alimentación acorde a las necesidades corporales de cada individuo. 

 

Efectos adversos del consumo de esteroides

De acuerdo al Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas en Estados Unidos, los esteroides anabólicos están relacionados con la presencia de ataques tempranos al corazón, incluso al cerebro, daño en el proceso que realizan los riñones y graves problemas psiquiátricos, además de tumores en el hígado. Aunado a esto, la mayoría de los usuarios de estas sustancias usan presentaciones inyectables, compartiendo las agujas o ignorando las técnicas de asepsia, siendo blanco fácil para contraer otras enfermedades graves como el VIH o hepatitis B y C. 

Esta institución ha resumido claramente las consecuencias de los esteroides en diferentes sistemas del organismo y las mostramos a continuación:

 

Sistema hormonal

En los hombres se produce una reducción de los testículos, crecimiento de los senos, infertilidad y aceleración de la calvicie. En el caso de las mujeres, se presenta un incremento en el tamaño del clítoris, crecimiento irregular del vello corporal y calvicie. 

 

Sistema cardiovascular

El corazón se ve gravemente afectado por el abuso de los esteroides anabólicos, los músculos de esta zona se hipertrofian y son comunes los ataques al corazón a temprana edad, una alteración en la presión arterial, aumento del colesterol y el crecimiento anormal del ventrículo izquierdo del corazón. 

 

Hígado

Por otro lado, el hígado es uno de los órganos que más sufre con el uso de estas sustancias, aumentando los riesgos de sufrir cáncer, aparición de tumores y peliosis hepática, lo que puede terminar en graves hemorragias internas por la ruptura de los tumores. 

 

Piel y problemas conductuales

La piel también sufre con el acné severo por la producción excesiva de grasa. Asimismo, los trastornos psiquiátricos están entre los síntomas comunes presentados por usuarios que abusan de los esteroides, mostrandos cambios de humor, episodios de furia, violencia y agresividad, delirios, entre otros. 

 

Ranking de los culturistas fallecidos por consumir esteroides

Durante la fase experimental de los esteroides, muchos fisicoculturistas famosos admitieron haber consumido estas hormonas para ayudar al crecimiento de sus músculos, y uno de ellos es el famoso Arnold Schwarzenegger que ganó numerosas competiciones de fisicoculturismo en Estados Unidos, y anteriormente en Europa. 

Sin embargo, otros deportistas siguieron utilizando estas sustancias después de su prohibición y en las últimas décadas han pasado a engrosar la lista de los culturistas muertos por el abuso de esteroides. Aquí haremos un resumen de los casos más conocidos. 

 

1. Andreas Münzer 

La muerte del fisicoculturista austriaco que soñaba con parecerse a Arnold Schwarzenegger fue una de las más impactantes en este deporte ocurrida en los años 90. Con una trayectoria corta pero prometedora, este culturista era conocido por sus bajísimos niveles de grasa corporal y murió a la edad de 37 años, después de sufrir una distrófica falla multiorgánica el 14 de marzo de 1996. 

 

2. Mohammed Benaziza

Unos años antes, en 1992, el conocido “Momo” Benaziza se encontraba en la cúspide de su carrera, ocupando el 5to lugar en el Mr. Olympia cuando viajó hasta Holanda para participar en el Dutch Grand Prix. Después de terminar ganador en el certamen se fue al hotel, donde fue encontrado muerto horas más tarde por sufrir un ataque cardíaco, asociado al uso de un fármaco no identificado para mejorar su desempeño.

 

 

3. Curtis Leffler

Este competidor participó en la Federación Internacional de Culturismo y Fitness entre los años 1992 y 1996, compitiendo en varios concursos StrongMan. Murió en el año 1998 de un ataque al corazón cuando tenía 36 años de edad.

 

4 y 5. Los hermanos Mike y Ray Mentzer

El mayor de los Mentzer, Mike, conocido como el culturista filósofo, se popularizó por la controversia del Mr. Olympia 1980 cuando participó con Arnold Schwarzenegger y este último ganó, después de 4 años ausente del certamen. Muchos culturistas creen que el título le correspondía a Mentzer. 

Mike se mantuvo en el culturismo algunos años más, pero el 10 de junio de 2001 fue encontrado muerto en su apartamento y la causa de su muerte se asocia con complicaciones cardíacas.

El hermano de Mike, Ray, fue su compañero de culturismo y la persona que lo encontró muerto. 

Ray participó en varias competiciones hasta el año 1982, cuando se retiró de los concursos, pero continuó con entrenamientos de servicio pesado. Años más tarde fue diagnosticado con Nefropatía IgA, una enfermedad que puede ser causada por el abuso de esteroides en el organismo.

Dos días después de la muerte de Mike, el 12 de junio, Ray murió en el mismo apartamento por deficiencias renales. 

 

6. Fannie Barrios

La fisicoculturista venezolana conquistó los títulos de su país en 1997 y 1998, en ese último año obtuvo la certificación de la IFBB. Al año siguiente, debutó en el circuito profesional y por casi 8 años se mantuvo entre los primeros lugares de las distintas competiciones en Estados Unidos. En el 2005, alcanzó el tercer puesto en el New York Pro Championship y murió 3 meses después a causa de un derrame cerebral. 

7. Nasser El Sonbaty 

Nasser “El Sonbaty” tuvo una larga trayectoria de 22 años, participó en más de 50 competiciones, quedando en los primeros tres lugares en 32 de ellas. 

El Sonbaty admitió en varias entrevistas haber consumido esteroides anabólicos, diuréticos e insulina y afirmó que “el culturismo es un deporte donde se encuentran muchos adictos a las drogas”. Así que, aún sabiendo las terribles consecuencias del abuso de estas sustancias, el culturista murió a los 47 años de edad, el 20 de marzo del 2013, por una deficiencia renal e insuficiencia cardíaca congestiva. 

 

8. Art Artwood

En tan solo 6 años de carrera como culturista, Artwood participó en 24 competiciones entre los años 2001-2006, además de aparecer en diferentes revistas fitness y de culturismo. Después de su participación en estos eventos, decidió dedicarse a promocionar suplementos deportivos y se hizo asesor de atletas.

En el 2011 sufrió un ataque cardíaco cuando caminaba por el área de la piscina en el condominio donde vivía. Recibió los primeros auxilios de sus acompañantes y fue llevado a un hospital cercano donde murió por sufrir un infarto masivo. Según el informe forense, aproximadamente un mes antes Artwood había tenido un ataque cardíaco menor por las lesiones observadas en su corazón.

 

9. Mike Matarazzo

Este carismático culturista se mantuvo activo en las principales competiciones por 12 años, desde 1989, participando varias veces en el Mr. Olympia.

Matarazzo fue uno de los pocos culturistas que admitió haber consumido esteroides durante los años 90, y también reconoció los terribles efectos que causaban estos a su organismo. En el año 2004 fue sometido a una cirugía a corazón abierto por sus graves deficiencias cardíacas, así que debió retirarse del culturismo. Al principio del mes de agosto del 2014 fue internado en terapia intensiva por sus complicaciones cardiacas y murió el 16 de agosto de ese año a la espera de un trasplante de corazón. 

10. Rich Piana

El popular culturista de las redes sociales Rich Piana ganó el título de Mr. Teen California del National Physique Committee en 1989, también fue Mr. California años más tarde y participó en varias competiciones de la NPC. Piana comercializó su propia línea de suplementos y exhibió sus rutinas de entrenamiento en su cuenta de Instagram y Youtube.

En 2016, el culturista admitió que tenía más de 20 años consumiendo esteroides anabólicos y hormonas de crecimiento humano sintéticas, considerándose adicto a ellos.

En agosto del 2017 se desplomó en la sala de su casa, fue llevado al hospital por un equipo de paramédicos e inducido al coma. La policía informó que había encontrado 20 envases de esteroides. Dos semanas después, Piana murió y aunque no se publicó el informe del forense se presume que fue por una sobredosis de anabólicos. 

Con todas estas historias que terminaron trágicamente nos queda preguntarnos si ¿de verdad vale la pena arriesgar la vida por lucir un cuerpo extraordinario? La respuesta no es tan simple para quienes anhelan ser figuras reconocidas en el mundo del culturismo. Así que se trata de una decisión individual, pero en ella no se puede obviar el amor por la vida y el ideal de mantener una buena salud por encima de los músculos grandes y la fuerza descomunal. 

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments