D-Bal – La mejor alternativa legal de Dianabol

Última actualización: 19.10.21

 

Todo lo que tienes que saber sobre D-Bal

 

Durante mucho tiempo, el hombre ha tenido entre sus objetivos mejorar su capacidad muscular y hacer crecer su cuerpo. Una tendencia surgida a finales del siglo XIX y que desde entonces ha tenido diferentes métodos para obtener resultados positivos. Propuestas que han pasado de la alimentación, los ejercicios específicos y las técnicas de antaño a los planes más concretos de hoy día. Algo a lo que añaden las ayudas nutricionales e incluso médicas, en forma de proteínas, suplementos o productos destinados al crecimiento muscular, tales como los esteroides y los anabolizantes.

Dentro de estos productos destaca el Dianabol. Hablamos de un esteroide anabolizante de bastante fama en el mercado y que presenta numerosas ventajas frente a otros productos de primera generación a la hora de mejorar el crecimiento de la masa muscular. Su precursor fueron los primeros suplementos de testosterona artificial. Estos suplementos surgieron por el empeño del responsable del equipo de halterofilia de los Estados Unidos que, en el año 1954, buscaba algún complemento con el que compensar los efectos de las sustancias que venían usando los miembros de los equipos deportivos de la Unión Soviética. Los resultados de este primer experimento fueron considerables respecto del crecimiento muscular, aunque también aparecieron unos efectos secundarios importantes en los participantes del programa.

Para evitar estos inconvenientes, Ziegler hizo partícipe del proyecto a la compañía farmacéutica norteamericana Cibe, teniendo como objetivo encontrar un producto que aportase con lo bueno de ese compuesto pero eliminando los nocivos efectos secundarios. Tras algunos meses de trabajo, la búsqueda tuvo su resultado. Una sustancia llamada Metandrostenolona, o Metandienona, aunque la misma es más conocida por su nombre comercial: Dianabol.

Desde entonces, este producto se convirtió en un referente para todo tipo de atletas que deseaban ganar en musculatura aprovechando el efecto anabolizante de la testosterona, pero empleando un compuesto con una menor androgenicidad, lo que favorece la salud del deportista y reduce la presencia de los efectos secundarios. Unos resultados que también forman parte de la historia, dado que desde que se aplicó esta sustancia en el entrenamiento de los equipos estadounidenses, estos empezaron a lograr mejores resultados que sus homólogos rusos que, hasta entonces, habían dominado la competición. 

Sin embargo, esta unión no llegaría demasiado lejos. La principal causa de este final la tiene el auge de la lucha contra el dopaje y una regulación más restrictiva por parte de la FDA. Este organismo puso sus ojos sobre el Dianabol, que empezó a verse perseguido. De hecho este organismo retiró las certificaciones respecto de sus usos médicos a principio de los años 80, presionando con intensidad a la farmacéutica propietaria del producto. Unas presiones que provocaron que la marca dejase de fabricar este producto, por lo que todas las presentaciones bajo las que se comercializaba el Dianabol fueron retiradas del mercado estadounidense allá por 1985. 

Esto no impide que podamos encontrar Dianabol en el mercado, puesto que el producto sí puede venderse fuera de los Estados Unidos. De hecho, hoy día lo que se suele encontrar es una versión algo mejorada, con menos efectos secundarios, aunque todavía con una cierta toxicidad. 

Como alternativa, en los últimos tiempos ha surgido el denominado D-Bal. Un producto que cambia por completo la base sintética del producto por otra compuesta de diferentes ingredientes naturales. Gracias a sus componentes, es posible lograr ese incremento de testosterona que contribuye al crecimiento muscular, disponiendo también de complementos que añaden todo lo necesario para mejorar nuestra forma física. Una muy buena noticia para los aficionados al culturismo, que se quedan solo con lo bueno y dejan de lado buena parte de los riesgos del producto tradicional. De hecho, su definición actual es la de suplemento nutricional deportivo frente a la categoría de medicamento que tenían sus predecesores. 

 

Los mejores precios – Cómo comprar D-Bal

 

Cantidad Número de capsulas Precio
1 bote de D-Bal (Dianabiol) 30 cápsulas 49,95 €
3 botes de D-Bal  (Dianabiol) 90 cápsulas 99,90 €
6 botes de D-Bal  (Dianabiol) 180 cápsulas 199,80 €
9 botes de D-Bal  (Dianabiol) 270 cápsulas 299, 70 €

 

 

Frente a otros esteroides y productos similares, cuya venta está mucho más restringida y por buenos motivos, actualmente no es difícil comprar D-Bal. Sí es cierto no vas a encontrar este producto en las farmacias de referencia ni tampoco entre los alimentos deportivos que vende Mercadona. Tampoco en un herbolario, pese a ser un producto elaborado con elementos naturales. Pero eso no impide que sea sencillo comprar este suplemento a un precio barato, o al menos razonable. Como idea, es posible que lo encuentres en algún comercio dedicado a la venta de suplementos de nutrición deportiva. Sin embargo, debido a la controversia actual, más por desconocimiento que por falta de seguridad, tampoco es algo habitual.

Por eso, lo más recomendable para hacerte con este compuesto es recurrir a la compra online, ya sea a través de la página web de alguna de las compañías que venden este producto, de las diversas farmacias online que venden productos para nutrición deportiva de calidad o incluso en Amazon. Sí es cierto que, como en pasa a la hora de comprar online cualquier producto, es clave echarles un vistazo a las opiniones del resto de compradores, a fin de verificar que ese D-Bal que estamos comprando es seguro y tiene la calidad necesaria para ser eficiente. Aunque, en general, prácticamente todas las tiendas reconocidas de productos dedicados a la nutrición deportiva son seguras a este respecto.

En cuanto al coste, es algo que depende de la presentación del producto. Sí es verdad que la presentación en pastillas hace más fácil encontrar un precio barato en la compra de D-Bal. Una presentación que también facilita su ingesta, de lo que hablaremos más adelante. Como referencia, las pastillas de este compuesto suelen rondar los 50 céntimos de euro por unidad en marcas de buena calidad, aunque para llegar a ese precio es posible que necesites hacer acopio de producto para una buena temporada.

Lo que sí debe hacernos desconfiar a la hora de comprar online D-Bal es cuando el producto tiene un coste sospechosamente económico. Un precio demasiado bajo suele ser señal de un producto de mala calidad. Hablamos de pastillas de D-Bal a un precio barato de apenas 10 o 20 céntimos de euro la unidad. Unos costes tan reducidos solo pueden deberse a productos con un origen de ingredientes sospechosos o unas concentraciones que realmente no sean eficientes a la hora de trabajar.

 

Cuáles son los beneficios de D-Bal para tu cuerpo

Como es lógico, antes de empezar a tomar este producto seguramente quieras saber para qué sirve y qué beneficios aporta su consumo a tu actividad deportiva. Una de las ventajas del D-Bal es su capacidad para generar un incremento considerable durante el tiempo en el que se produzca el consumo del producto. Es cierto que este crecimiento no llega a los  aumentos de 20 kilos de peso en apenas un par de semanas que prometía el Dianabol más clásico. De hecho, ni siquiera esta sustancia era capaz de lograr tales resultados salvo casos muy extremos. Como referencia, algunas experiencias de usuarios apuntan a un crecimiento muscular de unas 28 libras, sobre 13 kilos, después de un ciclo de seis semanas de uso. Todo ello con la ventaja de dejar de lado parte de los inconvenientes que el Dianabol antiguo tenía.

Esta ganancia muscular tiene una aplicación doble. Por una parte, es muy interesante para que los culturistas tengan la base necesaria para trabajar y moldear posteriormente el cuerpo, a la manera que el escultor trabaja la piedra, a fin de lograr su mejor imagen. Pero también es una solución interesante para aquellos atletas que practican disciplinas en las que la fuerza y la masa muscular sean importantes. Para ellos, este fuerte incremento de masa se traduce en más potencia y más velocidad. 

Como extra adicional, los ingredientes que forman parte del D-Bal aportan beneficios adicionales a los músculos, tales como la acción antiinflamatoria, la mejora del rendimiento mediante un mejor aprovechamiento de la glucosa o los antioxidantes, con los que cuidar mejor las articulaciones y luchar contra los radicales libres propios de un entrenamiento intensivo. Una serie de mejoras que raramente se encontraba en los productos de síntesis convencional.

No queremos cerrar este apartado sin destacar de nuevo el efecto anabólico de este producto, pese a su origen natural, que nos asegura un crecimiento muscular real, mediante el correcto tratamiento de las proteínas. Algo que, obviamente, deberemos reforzar tanto con una actividad física de cierta exigencia como con una alimentación complementaria de calidad. Si se cumple con todo ello, el músculo crece estructuralmente y de forma natural, frente a los crecimientos no tan duraderos y eficientes de otros productos que podemos encontrar en el mercado.

 

Cómo tomar D-Bal correctamente

Uno de los aspectos más importantes a la hora de tomar D-Bal tiene que ver con las dosis. Tal como veremos a continuación, buena parte de los efectos secundarios de estos medicamentos pueden evitarse con una ingesta adecuada de la sustancia. Por eso es clave ajustar esas dosis a aquellas que nos ofrezcan los resultados que buscamos sin afectar a nuestra salud.

Si les echamos un vistazo a los foros especializados en la materia, veremos que no hay un consenso claro respecto de qué cantidad de D-Bal al día es adecuada. Algunos usuarios consideran suficiente el consumo de solo 15 miligramos al día para obtener unos buenos efectos. Otras opiniones consideran que esta dosificación puede quedarse corta y son más partidarios de pasar a dosis de 20 a 25 miligramos de producto al día. A partir de este punto ya empiezan los problemas, como los que pueden tener los usuarios que apuestan por dosis de 30 o 35 mg al día o incluso hasta los 50 mg, donde los efectos secundarios ya son más elevados y se hacen presentes con mayor intensidad.

En la realidad, lo más conveniente es ceñirnos a lo que nos indiquen las instrucciones del producto concreto que tengamos en casa. Pensemos que no todas las pastillas tienen la misma concentración ni la misma formulación, por lo que esto debería ser lo primero que deberíamos saber. Una vez clara esa concentración de componentes, lo suyo es empezar por las dosis más bajas, de 10 o 15 miligramos. Si notamos que podemos dar un paso adelante, quizá podamos hacerlo aunque solo hasta los 20 o 25 miligramos, como mucho. Sobra decir que si durante este proceso empezamos a notar algunos de los efectos secundarios del producto o cualquier otro inconveniente, será necesario suspender el tratamiento y ponerse en manos de un médico, para que evalúe nuestro estado de salud.

Otro de los problemas del D-Bal es cuándo tomarlo. Los componentes que generan el incremento de la testosterona suelen tener una semivida de 3 a 5 horas aproximadamente. Por tanto, la presencia del compuesto en la sangre es variable una vez que lo ingerimos. Puesto que lo idóneo es lograr que el pico coincida con el momento en que estamos entrenando, resulta interesante evaluar la forma de lograrlo. Para ello, basta con tomar el producto el tiempo necesario antes del entrenamiento como para lograr ese pico durante el entreno.

Por el contrario, otros usuarios prefieren tomar el producto antes y después del entreno, de modo que aprovechen el pico inicial y den también más apoyo a las propiedades de recuperación del D-Bal. Son planteamientos diferentes y que conviene ir probando, dependiendo de cuáles sean nuestros objetivos específicos al respecto. Y si no lo tienes claro, busca asesoramiento profesional.

Como aspecto final, es fundamental recordar que el uso de D-Bal no debe ser algo continuo, sino que el mismo debe aplicarse únicamente durante un tiempo determinado. El ciclo recomendado para el D-Bal es de dos meses de uso, con dos semanas de descanso entre ciclos. No obstante, este detalle también podemos verificarlo en las instrucciones del producto o con un asesoramiento adecuado.

 

Cómo funciona D-Bal

Uno de los aspectos más importantes del D-Bal es la manera en la que trabaja en nuestro organismo. Entre las tareas que realiza este suplemento se encuentra su capacidad de sintetizar las proteínas del cuerpo, lo que lógicamente se traduce en un mayor crecimiento muscular. Un aspecto en el que es clave que, además del ejercicio, se aporte al organismo una alimentación adecuada al respecto. Precisamente por esta capacidad de síntesis también es capaz de reparar y reconstruir la masa muscular de modo más eficiente que otros compuestos.

Por otra parte, el D-Bal cuenta con la capacidad de retener más nitrógeno en los músculos a la hora de entrenar. Recordemos que cuanto mayor sea esa presencia de nitrógeno, mayor es la capacidad  de nuestra musculatura para procesar toda la proteína y lograr un uso óptimo de los carbohidratos. Por lo tanto, con un D-Bal de calidad también tendrás más energía a la hora de realizar tus entrenos, lo que potencia aún más su intensidad cómodamente.

Así que, frente a los efectos de anabolizantes más tradicionales, este producto tiene la capacidad convencional de incrementar la masa muscular en un planteamiento doble. Por una parte, el propio funcionamiento del producto se encarga de incrementar la masa muscular en condiciones normales. Por otra parte, gracias a ese alto contenido en nitrógeno y la mayor eficiencia en el proceso de conversión de la glucosa y las proteínas se obtiene un aporte adicional de energía y un mejor aprovechamiento de las proteínas, por la presencia de aminoácidos esenciales en la fórmula como del glucógeno. Suficiente para que los músculos puedan rendir mejor, sufran menos y seamos capaces de dar un paso adelante en nuestro entrenamiento de fuerza.

Por cierto, ya que hablamos del funcionamiento de este compuesto, la presentación oral del mismo tiene ciertas ventajas como las de reducir la presencia de acné o la calvicie que tradicionalmente causaba el producto, por contar con un enlace adicional de carbono, que reduce estos efectos y fomenta una mejor digestión de sus ingredientes. 

 

D-Bal Ingredientes

A diferencia de los productos más tradicionales, basados en la vieja hormona, las soluciones actuales de D-Bal tienen una serie de ingredientes de origen natural en su mayor parte, destinados a obtener los mismos beneficios que la hormona y reduciendo, en paralelo, los riesgos que aquellos productos de primera generación tenían.

Aquellas primeras presentaciones solían contener una concentración de 5 o 10 miligramos de metandrostenolona, acompañada de una serie de excipientes habituales en farmacia a fin de lograr la forma deseada. En algunos casos, incluso se podía acompañar a este compuesto base de otros productos similares y de efecto teóricamente beneficioso para la musculación, pero que también implicaban nuevos riesgos y efectos secundarios.

Frente a este planteamiento más tradicional, hoy día tenemos la formulación del D-Bal, que es capaz de dar la misma respuesta de crecimiento que daba el Dianabol, pero dejando a un lado los efectos secundarios que este producto de laboratorio tenía para el deportista. Vamos a ver algunos de los ingredientes habituales en estos productos de nueva generación, que marcan una notable diferencia para el usuario.

El primero de ello es el extracto de Tribulus Terrestris. Esta planta herbácea procedente del Mediterráneo tiene la capacidad de incrementar la presencia de testosterona en el organismo, mejorando así el rendimiento deportivo y el crecimiento muscular. Un componente al que se acompaña la leucina, uno de los 20 principales aminoácidos que usan las células para sintetizar las proteínas. Dado que es un elemento que no podemos encontrar en el organismo, disponer de un aporte del mismo nos ayuda a lograr un mayor crecimiento muscular. Según la formulación del producto, a este aminoácido se pueden añadir otros, tales como la Isoleucina, capaz de sintetizar la hemoglobina

También tenemos que hablar de la Valina, uno de los aminoácidos encargados de retener el nitrógeno en el organismo. Ya hemos comentado la importancia que tiene una alta presencia de nitrógeno en el organismo para lograr un mayor rendimiento muscular y un adecuado crecimiento de las fibras. Este aporte adicional evita que el nitrógeno en los músculos se pierda, con la consecuente destrucción de las fibras musculares durante el proceso de entrenamiento.

Otro ingrediente habitual es la Ashwagandha. Una planta conocida como ginseng indio o hierba mora mayor y que, pese a lo poco llamativo de su aspecto, tiene un considerable efecto en el crecimiento muscular. Son varios los estudios que apuntan a que un simple consumo de 600 miligramos de esta sustancia durante un ciclo de 8 semanas puede generar un crecimiento de la fuerza, así como una ganancia muscular considerable. En la línea de lo que ofrecen los productos de laboratorio pero, como siempre, sin sus temidos efectos secundarios.

Como sabemos, la presencia de proteínas es algo fundamental para lograr un adecuado rendimiento y crecimiento muscular. Por eso, también es habitual que estas pastillas incluyan unos gramos de proteína Whey clásica, para que la misma no falte durante el entrenamiento. Tampoco suele faltar la vitamina D, con la que mejorar el estado de las fibras musculares, evitar la inflamación y añadir un extra de potencia al sistema inmunitario y a la capacidad de recuperación del organismo.

Seguimos con los ingredientes naturales hablando de la raíz de Suma, también llamada el ginseng brasileño. Este producto tiene propiedades antiinflamatorias y también tiene la capacidad de reducir el cortisol en el organismo, lo que disminuye el estrés y nos ayuda a estar más relajados. Algo que siempre viene bien en nuestra vida diaria y también cuando de entrenar se trata.

Finalmente, para no extendernos más, enumeramos otros ingredientes habituales del D-Bal. Uno de ellos es el MSM, un poderoso antioxidante con el que luchar contra el cansancio muscular y el estrés oxidativo propio de un entrenamiento intensivo. También tenemos el magnesio, que equilibra los electrolitos y evita las agujetas durante el entrenamiento. Respecto del ácido hialurónico, es otro compuesto que nos ayuda en el post entreno, reduciendo el dolor muscular y articular.

Estos serían los ingredientes más habituales de este tipo de productos. Si tienes dudas respecto de lo que incluye el producto que estás evaluando, no tienes más que echarle un vistazo a la etiqueta y conocer exactamente su composición. Unos datos que también suelen estar presentes en la web del fabricante, junto a otra información interesante a la hora de comprar o consumir estos productos.

 

D-Bal Efectos secundarios

Tal como pasaba con el Dianabol más tradicional, el D-Bal tiene la capacidad de incrementar la testosterona presente en el organismo. Algo que tiene una serie de efectos secundarios que conviene conocer. Es cierto que esos efectos no son tan intensos como en el producto de laboratorio, pero también es importante conocerlos.

Uno de los efectos secundarios más importantes es la posibilidad de que al tomarlo se produzcan daños a nivel hepático. Debido a las características de este compuesto y a que su administración se produce por vía oral, buena parte del compuesto llega directamente al hígado, siendo un producto con una cierta toxicidad. Por eso es tan importante tener cuidado con la cantidad que ingerimos, tanto diariamente como por el acumulado relacionado con la duración del ciclo. En este caso, las dosis ajustadas o habituales no representan riesgo alguno.

Algo parecido ocurre con nuestra tensión arterial. Este producto puede incrementar esa tensión, con un efecto más intenso a medida que la dosis del compuesto es más elevada. Por eso, aquellos usuarios que tengan problemas de hipertensión o un alto riesgo de accidente cardiovascular deberían consultar a su médico antes de tomarlo. En paralelo, aquellos que usen el producto con frecuencia y especialmente a dosis elevadas también deberían mantener un adecuado control sobre sus niveles de tensión arterial, a fin de impedir posibles problemas futuros.

Dejando de lado estos efectos más serios, también pueden producirse otros efectos secundarios de menor importancia, relativamente hablando, tales como la aparición de acné, tal como suele pasarle a los adolescentes. Lo mismo ocurre con la aparición del vello facial y en otras partes del cuerpo, que es otra consecuencia habitual de estos medicamentos y principal causa de que el producto no sea recomendable para las mujeres.

Como dos últimos efectos, que despiertan bastantes opiniones adversas sobre estos productos en diversos foros, es necesario hablar de la retención de líquidos y la ginecomastia.  Estos dos efectos son consecuencia de un incremento en la presencia de grasa subcutánea en el organismo. Si comparas tu peso de grasa antes y después del ciclo, seguramente veas un incremento. Esta subida puede pasar desapercibida en términos porcentuales si el incremento de masa muscular es elevado, pero al final tu cuerpo tendrá más grasa después del ciclo que antes de empezarlo. Esta presencia de grasa implica una mayor retención de líquidos en nuestro organismo, lo que complica el proceso de definición corporal e incrementa nuestro peso.

Algo parecido ocurre respecto de la ginecomastia. El uso regular de D-Bal y el consecuente incremento de la testosterona estimulan el crecimiento de los tejidos mamarios por esa acumulación de grasa que hemos mencionado, lo que puede provocar la aparición de los temidos senos masculinos. No obstante, el problema no es tan grave como con los productos de síntesis más antiguos. Además, es clave recordar que nuestro organismo también necesita de una cierta cantidad de grasa para funcionar correctamente y para que estos suplementos puedan cumplir con su misión.

 

Opinión

En la actualidad, las versiones de D-Bal de hoy día, basadas en elementos naturales, han demostrado una buena eficacia para suplir a los productos tradicionales o de laboratorio. Unos productos que tienen la ventaja adicional de reducir los efectos secundarios habituales del producto farmacológico frente a este natural. Así que sus efectos sobre el incremento muscular están más que comprobados. Algo que es fácil de comprobar en diversos foros donde se habla de este producto, así como en otras opiniones al respecto que están disponibles en la red.

No obstante, sí es cierto que el producto sigue teniendo sus riesgos a la hora de desarrollar la musculatura, que van desde el incremento de la grasa corporal o la retención de agua, entre otros aspectos. Todo ello sin olvidar los efectos secundarios más serios, donde no faltan clásicos como los problemas con la tensión o de tipo hepático. A fin de cuentas, pese a ser productos naturales, la fórmula del D-Bal incorpora diferentes elementos que incrementan la presencia de testosterona en el organismo, cuyas consecuencias ya sabemos. Aún así, insistimos en que dichos efectos son mucho más reducidos de los que tendríamos con los esteroides convencionales o con el famoso Dianabol tradicional.

Por todo ello, nuestra opinión al respecto es positiva respecto de lo que nos ofrece en nuestro entrenamiento. Obviamente, el consumo de este producto no hace milagros y su ingesta debe  acompañarse de ejercicio y una alimentación adecuada, tal como cualquier buen culturista sabe. Si se cumple con este compromiso, gracias a los ingredientes que incluye el D-Bal, tendremos todo lo que el cuerpo necesita para mejorar la nutrición muscular, que también es clave para esculpir nuestro cuerpo. Un aspecto que muchas veces se deja de lado y que se simplifica con tener una suplementación deportiva completa e integral.

Respecto de sus aplicaciones, dada la capacidad de ganancia que ofrece a más largo plazo, consideramos que frente a la aplicación más específica del Dianabol de laboratorio o sintético, pensado para usuarios de tipo cuasi profesional como culturistas y similares, este producto de carácter más natural y menos arriesgado es una buena propuesta para aquellos usuarios que prefieran un crecimiento más lento a cambio de evitar los efectos secundarios del producto y de contar con el resto de beneficios que el suplemento aporta.

Como consejo final, incluso para estos usuarios de tipo amateur, por así decirlo, sigue siendo necesario mantener un adecuado control en los aspectos fundamentales del tratamiento, tales como el control de la dosis diaria y del momento preciso de consumo del producto, la duración del ciclo de entrenamiento y el resto de cuestiones a controlar que hemos venido mencionando.

 

Preguntas frecuentes

¿Qué pasa si dejo de tomar D-Bal?

El consumo de D-Bal no debe ser continuo, sino que debe utilizarse mediante ciclos de entrenamiento destinados a un crecimiento masivo de nuestro sistema muscular. Por lo tanto, además de saber cómo tomar D-Bal durante el ciclo, también es importante conocer qué es lo que ocurre cuando dejamos de tomar este compuesto.

Una vez acabado el ciclo, se habrá producido una ganancia considerable de masa muscular, aunque también habrá crecido la cantidad de agua retenida en el cuerpo, así como la grasa no deseada, en menor medida. El objetivo de esta nueva fase de descanso es mantener y conservar la masa muscular que se ha ganado en este periodo, al tiempo que se eliminan los elementos no deseados. 

Algo para lo que conviene estabilizar la producción de testosterona lo antes posible. Para ello, es recomendable mantener una dieta equilibrada, seguir realizando ejercicio físico de forma adecuada y sin forzar en exceso los músculos, reducir el consumo de cafeína, alcohol y tabaco y disfrutar de un descanso reparador y de calidad. Un aspecto que siempre viene bien a la hora de mantener nuestro organismo en buen estado y con el que nuestros músculos pueden contar con el tiempo necesario para ofrecernos su mejor aspecto.

 

¿El D-Bal engorda?

En líneas generales, podemos afirmar que el D-Bal engorda. Básicamente porque es para lo que sirve. Si estamos hablando de que el producto se utiliza para incrementar la masa muscular, es normal que se incremente nuestro peso corporal. No obstante, dado que es precisamente eso lo que queremos, ganar musculatura, hay que ir un poco más lejos a la hora de responder a la pregunta.

El D-Bal tiene la capacidad de generar más masa muscular pero también tiene dos inconvenientes que pueden generar un incremento de peso. Uno de estos problemas es la retención de líquidos que provoca este suplemento, cuyo efecto puede ser considerable a la hora de pasar por la báscula. En paralelo, el D-Bal también tiene la capacidad de incrementar la presencia de grasa subcutánea, por lo que esta característica del compuesto también implica un cierto incremento de peso. 

Así que, dejando de lado el tema del efecto muscular, lo cierto es que el consumo de D-Bal puede incrementar nuestro peso corporal. Es cierto que en los D-Bal naturales el crecimiento del peso no deseado no es tan elevado como cuando usamos productos de laboratorio. Por cierto, recuerda que aunque un exceso de grasa es perjudicial, es inevitable que el cuerpo tenga una cierta cantidad de grasa presente. De hecho, una falta de grasa corporal puede incluso ser perjudicial durante tus entrenamientos.

 

¿Aumenta D-Bal la testosterona?

Si echamos un vistazo a los ingredientes habituales que forman parte de la D-Bal, podemos responder afirmativamente esta pregunta. De hecho, este producto tiene por objetivo incrementar la presencia de testosterona en el organismo de forma natural, para lo que se incluyen ingredientes como la Tribulus Terrestris. Por tanto, el uso del D-Bal incrementa la presencia de testosterona en nuestro organismo, siendo esta la causa de los posibles efectos secundarios del producto.

La prueba de este efecto la tenemos en que una de las prioridades principales una vez que hemos completado el ciclo de entrenamiento es recuperar lo antes posible el nivel de testosterona habitual. Algo que ayudará a recuperar mejor el musculo y no perder el mismo con la misma velocidad con la que lo hemos ganado. Un tema que hemos tratado previamente, por lo que o vamos a abundar más en el mismo. Solo diremos que tanto antes como después del entreno es clave mantener el control adecuado sobre nuestro organismo.

 

 

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments