Cuáles son los músculos más fuertes del cuerpo

Última actualización: 19.10.21

 

La estructura musculoesquelética que nos mantiene en pie se compone de una gran cantidad de huesos y músculos. Estos últimos tienen una considerable variedad en cuanto a tamaño y funciones. Sepamos más sobre los músculos más fuertes del cuerpo y su importancia.

 

Cuando se trata de caminar, saltar, hacer ejercicio físico, cocinar o realizar cualquier actividad que implique el movimiento de nuestro cuerpo, se ponen en marcha una serie de elementos básicos de nuestro cuerpo, que permiten realizar tales movimientos. Entre ellos, tenemos los huesos, que dan la estabilidad que nuestro cuerpo necesita. Pero los responsables principales del movimiento son los músculos, que son los que finalmente ejecutan el mismo gracias a la flexibilidad de las fibras que forman los paquetes musculares.

Este es uno de los secretos que permiten que los músculos tengan todo tipo de formas a lo largo de nuestro cuerpo. Al igual que pasa con los huesos, los músculos también se presentan en todo tipo de tamaños y dimensiones, adaptados directamente a las necesidades específicas de nuestro cuerpo. Así pues, podemos encontrar músculos grandes y potentes como los glúteos y otros de apenas 1 milímetro de tamaño como el estapedio o músculo del estribo, situado en la zona del oído.

Esta circunstancia nos lleva a preguntarnos cuáles son los músculos más fuertes de nuestro cuerpo. Algo especialmente importante para los deportistas y aún más para los culturistas, cuyo objetivo principal es lograr una musculatura despampanante y lo más definida posible. Para todos estos usuarios, así como para quienes tengan curiosidad al respecto, vamos a enumerar algunos de los músculos más fuertes e importantes de nuestro cuerpo. 

 

Glúteos

Como los primeros destacados de nuestro sistema muscular hablaremos de los glúteos. Estos músculos se sitúan en la parte superior de las piernas, justo en la zona de las nalgas. Son uno de los músculos que más han evolucionado desde los primeros hombres primitivos hasta nuestros días, dado que son responsables de la forma en que caminamos, saltamos y realizamos prácticamente todos los ejercicios y movimientos que hacemos con nuestras piernas. 

Aunque hablemos de los glúteos en general, lo cierto es que este grupo muscular consta de tres músculos independientes y de gran tamaño, como son el glúteo mayor, el glúteo medio y el menor. Estos tres músculos se encuentran debidamente combinados y ofrecen al cuerpo la estabilidad necesaria para que podamos desplazarnos sin ningún tipo de problemas. Gracias a su volumen, son fáciles de entrenar y de moldear, aunque obviamente con el trabajo correspondiente.

Deltoides

Si hemos empezado hablando de las piernas, ahora es momento de hablar de los brazos, echándole un vistazo al deltoides. Este músculo es responsable de unir el brazo al tronco y refuerza su articulación y movimiento. En la práctica, este músculo tiene un planteamiento similar al de los glúteos, puesto que es responsable de buena parte de los movimientos del brazo.

Precisamente por todos estos aspectos, el deltoides es otro de los músculos que mayor importancia tienen en el entrenamiento deportivo. Son muchos los ejercicios destinados a reforzar este músculo, pues es básico para levantar grandes cargas y ejecutar ejercicios de musculación sin problemas. También es uno de los músculos más trabajados por los culturistas, pues forma parte de esos músculos que deben mostrarse a la hora de hacer poses en competición.

 

Bíceps braquial

Seguimos bajando por el brazo para encontrarnos a continuación con el bíceps braquial. Un músculo que forma parte de la zona superior del brazo y que también es responsable de nuestra potencia y capacidad de levantar peso o realizar movimientos de fuerza. Este músculo se inserta en el omoplato por la parte superior, mientras que en la inferior se une a las articulaciones del codo, para completar los movimientos.

A diferencia de otros músculos, encontrar el bíceps braquial es tan fácil como tensar el brazo y “sacar bola”. El músculo que asoma en la parte superior del brazo es el bíceps braquial. Sobra decir que es uno de los músculos más potentes del cuerpo y que también es de los más trabajados por los que practican musculación, así como por los culturistas.

 

Tríceps

Justo en el lado opuesto del bíceps se encuentra el tríceps, que es el otro músculo responsable del movimiento de la parte superior de nuestros brazos. Este es tan grande que supone el 60% de la masa muscular del brazo. A diferencia del bíceps, este se sitúa en la parte trasera, contando con las mismas inserciones en la clavícula y el codo a la hora de generar el movimiento. 

Uno de los problemas que tiene el tríceps, a la hora de hacer musculación, es que al ser un músculo extensor no suele tener un desarrollo considerable, por lo que se hace imprescindible ejecutar una serie de rutinas específicas para que el mismo crezca. Por eso, es uno de los puntos en los que más suelen centrarse los culturistas y demás aficionados al entrenamiento con pesas.

 

Extensor

El extensor es el paquete muscular que se sitúa en la parte inferior del brazo y que une los dos grandes músculos de la parte superior con los músculos y articulaciones responsables de mover la mano. Este paquete muscular se divide en cuatro músculos más pequeños, para dar a la parte inferior del brazo y la mano toda la comodidad y la fuerza necesaria para realizar todo tipo de actividades.

Tal como pasa con el bíceps y el tríceps, estos músculos extensores también tienen una considerable importancia en la actividad física. Sí es cierto que el nivel de atrofia y crecimiento que experimenta no es muy exagerado, o no tanto como los del resto del brazo, aunque eso no quita que este músculo tenga una considerable importancia para entrenar toda la parte superior. Por eso, es habitual que su desarrollo vaya de la mano de la que tiene el bíceps y el tríceps, de una manera casi derivada por la tarea o entreno que ejecutemos en el brazo.

Cuádriceps femoral

Dejamos de lado los brazos para volver a las piernas. En esta zona de nuestro cuerpo encontramos el cuádriceps femoral. Este músculo es uno de los cuatro que forman esta parte del cuerpo y es el músculo más voluminoso del cuerpo humano. Un aspecto que no es casual, dado que la responsabilidad que tiene este músculo es la de soportar por completo el peso de nuestro cuerpo cuando nos levantamos. Por eso, el músculo se inserta en la cadera por la parte superior y en la rodilla por la inferior, a fin de mantener la posición correcta de nuestro cuerpo y facilitar nuestros movimientos.

Dada su importancia, es uno de los músculos más trabajados por los culturistas, aunque en este proceso de entrenamiento es clave que tomemos todas las precauciones necesarias para evitar lesiones. Pensemos que una lesión de cuádriceps, especialmente si hay rotura de las fibras, se traduce en un periodo de inactividad prolongado e incluso puede requerir de rehabilitación y fisioterapia posterior a la recuperación del músculo.

 

Gemelos

Seguimos en las piernas para hablar de uno de esos músculos que saltan a la vista. Si echas un vistazo a tus piernas en la zona trasera y justo por debajo de la rodilla, verás tus gemelos. Estas dos grandes masas musculares son responsables de mantener la estabilidad de nuestro caminar y también de reforzar adecuadamente la postura, por lo que es habitual que sean músculos que incluso pueden tonificarse con algo tan sencillo como un paseo.

Precisamente por esta importancia, es uno de los músculos clave en el desarrollo tanto de cualquier aficionado a la musculación como de cualquier otro deportista. De hecho, es muy frecuente que este músculo se hipertrofie en aquel deportista dedicado a disciplinas como el ciclismo o el atletismo, especialmente en los que corren cortas distancias y donde la potencia es clave.

 

Trapecio

Entre la espalda y el cuello se encuentra el músculo trapecio. Un músculo que se inserta en tres zonas diferentes, tales como el cuello, la zona cervical de la columna vertebral y la zona de la clavícula. Estos dos músculos, dado que hay para cada brazo, tienen buena parte de la responsabilidad de mantener la espalda recta, por lo que es uno de los músculos que más se recomienda entrenar a aquellas personas con problemas de espalda. Estos pacientes suelen tener este músculo poco entrenado y un buen entrenamiento del mismo siempre ayudará a mantener mejor una postura recta.

 

Diafragma

El diafragma es uno de los músculos olvidados a la hora de realizar entrenamientos pero que tiene una importancia considerable en nuestra vida diaria. Este músculo es el que separa la cavidad pulmonar y la caja torácica, en la que se encuentran todos los órganos de nuestro cuerpo. Su importancia es considerable, dado que si musculamos todo el entorno pero no esta zona, entonces es posible que tengamos problemas orgánicos.

Afortunadamente, fortalecer esta zona es relativamente sencillo, principalmente mediante ejercicios de respiración profunda. Bastará con colocarse en una cierta posición según la región del diafragma que queramos trabajar e ir realizando inspiraciones intensas mientras colocamos la mano en la zona del abdomen. De todos modos, estos trabajos siempre deben estar supervisados por un profesional, que nos informe exactamente qué es lo que tenemos que hacer.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments